You are viewing daisy_saborio

Temas de Español

Apuntes sobre Única mirando al mar

daisy_saborio

yo

Apuntes sobre Única mirando al mar

Previous Entry Add to Memories Share Next Entry
yo

Bueno, como les decía hoy, este texto está en la fotocopiadora, pero lo subo aquí también por si a alguno le queda más cómodo.


Única mirando al mar

El autor

Fernando Contreras Castro nació en San Ramón el 4 de enero de 1963.  Estudió  Filología en la Universidad de Costa Rica hasta obtener su maestría en Literatura Española. Además es un estudioso de la filosofía y del arte en general, especialmente de la música.   Actualmente, en 1998 es profesor del programa de Maestría en Literatura y de la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica. Ha escrito dos novelas: Única mirando al mar (1993); Los Peor (1995) ; ha publicado, además, cuentos y ensayos .

Única mirando al mar

El estudio de Única mirando al mar implica el análisis de sus contenidos y de sus  formas. Sus contenidos básicos son una historia de amor entre Única Oconitrillo y Momboñombo Moñagallo y el ambiente en el que se desarrolla la historia de amor y los problemas que engendra el botadero de basura de Río Azul  en las cercanías de la capital.

El asunto, que puede delimitarse como el del botadero de basura de Río Azul y la situación social de sus habitantes, da lugar al surgimiento de varios temas : la ecología, la contaminación del ambiente, la marginalidad de un grupo de costarricenses, la tercera edad, la carencia de voluntad política para resolver problemas de esta naturaleza

Estos temas y el espacio en que se desarrollan los conflictos se convierten en una imagen de mundo a medida que van apareciendo y actuando los distintos personajes que configuran  ese espacio y entran en los conflictos que constituyen la acción de la fábula narrada.

Los personajes de Única mirando al mar y sus interacciones.

El carácter de los personajes principales, su origen social y la causa por la que se encuentran en el botadero de basura implica una denuncia de ciertos aspectos de la organización social en que vivimos.

Única Oconitrillo

Única Oconitrillo es maestra pensionada. Fue agregada y tuvo que pensionarse por carecer de título, en consecuencia, con una pensión insuficiente para vivir;  por esa razón da con sus huesos en el basurero. La marginalización del sistema educativo la lanza a la basura. A donde van los pensionados de pensiones de hambre.

Su instinto maternal insatisfecho se colma con la aparición del Bacán, también botado en el basurero. Finalmente encuentra el amor y tiene la  experiencia de vivir en familia;  pero la violencia y la enfermedad destruyen su hogar y se hunde en un estado de cierta demencia.

El Bacán

El Bacán es un personaje sui géneris,  padece quizá de cierto retardo mental, motivo por el que alguien lo arrojó al basurero.  No obstante, encuentra apoyo en Única, quien lo adopta y lo enseña a leer. El Bacán se aprende las palabras sin entender  su significado. No madura mentalmente, es siempre el chiquito de Única primero y, después de los Moñagallo. Su muerte debida  al asma y estimulada por el baño que le da la policía, es denuncia de la violencia. Violencia de tono menor, si se quiere pero violencia al fin y causa de la muerte del Bacán.

 

Momboñombo Moñagallo

Momboñombo Moñagallo ha sido guardia de construcciones y de la Biblioteca Central, pero fue destituido por denunciar errores de su jefe inmediato.  Es víctima de la soberbia del burócrata de puestos medios. No estaba protegido por ningún sistema de pensión. Las prestaciones  solo le alcanzan para un tiempo breve. Llegada la bancarrota y después de vender lo vendible y soltar su canario, se echa a la basura y termina en Río Azul, en donde lo encuentra Única, como ya se indicó. Momboñombo leyó  mucho mientras fue guarda de la biblioteca. Esto ha despertado su espíritu crítico, al parecer Momboñombo toma al pie de la letra la amenaza que hace el personaje de “El Coronel no tiene quién le escriba”, de García Márquez: se bota a la basura.

Ya en el basurero y casado con Única adquiere conciencia de su responsabilidad como cabeza de familia y reflexiona sobre cómo mejorar la calidad de vida. Es evidente que Momboñombo lleva consigo los patrones de comportamiento y la ideología de la sociedad burguesa a que pertenece, aunque esta lo haya marginado. En consecuencia, está de acuerdo con los vecinos por los malos  olores que perjudican  su salud; acepta que cierren el basurero, pero piensa que también el gobierno debe darles un empujón a los buzos. Escribe, entonces, una carta al Presidente de la República, que él mismo va entregar; pero no recibe respuestas; organiza, entonces, la marcha hacia la casa presidencial; la manifestación se lleva a cabo y es dispersada mediante chorros de agua a alta presión.

 Muerto el Bacán, y Única en un estado de postración mental, Momboñombo se lleva a única a Puntarenas, en donde se queda con ella frente al mar. La cuida y todos los día le lleva una rosa para que ella la deshoje y tire sus pétalos al agua.

Lo contado: Argumento.

Única Oconitrillo, maestra agregada pensionada, llega al basurero de Río Azul , con el tiempo comienza a recoger basura y reciclar lo utilizable.  Un día se encuentra a un niño en el basurero: el  Bacán, tiene solo cuatro años, ella lo recoge . Un día, buceando, se encuentra a un hombre enterrado en la basura le ayuda a salir, lo lleva a su rancho y le ayuda a asearse. Tres días después le pregunta su nombre; el hombre, que se ha botado a la basura, no quiere emplear su nombre e inventa el de Momboñombo Moñagallo.  Comienza a trabajar y a aprender al lado de ella y del niño. La brisa de una tarde los acerca hasta que se besan. Entonces llaman al Oso Carmuco, el padre del basurero, y este los une en matrimonio. Siguen trabajando juntos; pero Momboñombo comienza, a reflexionar presionado por la responsabilidad de haber fundado una familia. Se percata del problema en que se ha convertido el basurero y del proyecto de cerrarlo. Como eso sería fatal para su supervivencia, Momboñombo toma partido: está de acuerdo en que cierren el basurero y que el gobierno les ayude. Pero la ayuda no entra en los planes del gobierno. Entonces cuando aparece, en el periódico, que el cierre del botadero es un hecho, Momboñombo  le escribe al presidente y, como no recibe respuestas, organiza una marcha a la casa presidencial. Junto a la casa presidencial entra en acción un tanque  de agua a presión, baña los buzos manifestantes, estos regresan sin novedad ; pero el Bacán, que es asmático y ha sido alcanzado por un chorro de agua a alta presión  se halla muy mal ; finalmente muere, Única no soporta el choque emotivo y queda fuera de sí. Momboñombo se la lleva a Puntarenas. Allí se sientan frente  al mar. Única está casi rígida y así se queda frente al mar. Momboñombo le trae comida y una rosa ; la enseña a deshojarla pétalo a pétalo y a arrojar los pétalos al agua. Momboñombo trabaja  fuerte como buzo experto y cada día le trae su flor  y sigue esperando que Única vuelva en sí. En este  punto se impone un breve comentario sobre el cambio de carácter de Momboñombo. Antes, cuando vivía solo se había arrojado al basurero, ahora, no obstante, la mayor edad y la miseria, el amor de Única lo mantiene en vilo, por eso trabaja y espera la recuperación de Única.

 

La composición de la novela

La historia se cuenta linealmente, casi sin perturbación del orden natural de los hechos. El interés no se centra, pues, en recursos técnicos; sino en los problemas que ponen en evidencia el carácter y  la acción de los personajes.  No obstante, se recalca el contraste entre el amor y la suciedad del basurero.

El mundo mostrado

Surgen aquí dos mundos : el mundo material del basurero y sus relaciones con los recolectores de basura y los problemas de su traslado, y  el mundo espiritual en que se debaten los personajes principales, sobre todo.

El objeto real al que se refiere la novela es el basurero de Río Azul ; así como a las noticias que circularon en torno al problema de su traslado y las protestas de los vecinos junto con los convenios  y arreglos que culminaron en que el botadero se quedó en Río Azul hasta hoy , 1998. Pero la imagen estética de ese mundo se basa en una metáfora  de bastas dimensiones :  el mar  de la basura . De esta metáfora central se derivan muchas otras igualmente creadoras de mundo : los peces de aluminio , la gente de abordo, los marineros del basurero, las olas de basura empujadas por los tractores, las gaviotas negras, los hundimientos de objetos y de personas : ese mar se traga al hijo de la Llorona y al  cadáver del Bacán ; y las playas del mar de la basura. Otra metáfora, pero de menos poder creador de espacio  pero si de mucho poder caracterizador  del mundo es la del basurero como infierno ; esta imagen tiene que ver en cambio no con el espacio sino con la pobreza, la  miseria,  la suciedad,  y el dolor.

El  tema

En ese ambiente de marginados y de degradación  se desarrolla el gran tema positivo de la novela, el de la reconstrucción de la familia en el amor, a pesar de la miseria, la frustración y el dolor . Este tema es de suma importancia porque constituye una respuesta poética al problema de desintegración familiar por una parte y, por otra, porque es el único medio que les queda a Momboñombo y a Única para rehacer su vida social y afectiva.   Su actitud y sus acciones demuestran, además, como en “El Reino de Este Mundo” de Alejo Carpentier, que el hombre es capaz de amar en medio de las plagas, la humillación y la miseria. Por su relación afectiva amorosa, aunque de parca expresión, pero radicalmente  humana, Única y Momboñombo crean una nueva familia, que nunca habían tenido, y la viven en las buenas y en las malas, hasta la postración mental de Única. Y es precisamente aquí en las malas en los lindes de la locura cuando los hechos y la expresión afectiva se manifiestan con mayor intensidad y sacrificio por parte de Momboñombo.

Es probable que el basurero sea traslado y desaparezca de la memoria de los que hoy se interesan en él; pero la historia de amor de la obra tejida con los hilos más finos y entrañables de la afectividad y el sacrificio harán perdurar en la memoria de los lectores actuales y futuros la imagen de estos viejos atados junto al mar por el empeño de sobrevivir en virtud del amor a pesar de la vejez, la enfermedad y la miseria.

El tiempo y el espacio

La acción de la novela se sitúa en una época reciente, alrededor de 1993. La historia que se cuenta tiene una duración de unos pocos meses entre mil novecientos noventa y dos y  noventa y tres.

Pero el tiempo psicológico o interior en la conciencia de los personajes  es  de una vida para Única, quien envejece en pocas semanas por la angustia que le causa la muerte del Bacán. Lo mismo cuenta para Momboñombo, para él es el tiempo angustioso de la espera de que  Única recupere sus sentidos plenamente. Mientras el debe vivir un tiempo de angustia y espera con esperanza.

Todos estos  son tiempos interiores de la conciencia, en donde no cuenta el reloj sino la angustia de la espera o de los cuidados que se brindan los personajes unos a otros. Es tiempo vivido, no tiempo medido.

El espacio, por otra parte, remite a referentes conocidos como Río Azul, la casa presidencial, la parada de Puntarenas, el paseo de los turistas  en el puerto y la playa. Lo importante es el mundo mostrado del basurero, ya indicado como espacio metafórico mediante una gran metáfora del mar.

 

La perspectiva

Hay poca reproducción de lo dicho por los personajes. Se encuentran  pocas escenas dialogadas y son muy breves:

---- ¿Y si habláramos con los vecinos, Única?

----- ¿Hablar de qué?

----- ¡Cómo que de que! , pues de que va hacer, muchacha, de lo del cierre del basurero.... Si nos aliáramos con los vecinos de Río Azul...

------ ¿Si nos qué?

------- Si nos aliáramos, si hiciéramos una alianza, es decir, si les ofreciéramos apoyo en la lucha por cerrar el basurero…

------ ¡Te volvistes loco Momboñombo! , si cierran el basurero ¿Qué diablos vamos a hacer? [1]

También  es poco frecuente el estilo indirecto puro. En consecuencia predomina el relato a cargo del narrador.

El punto de vista predominante es el del narrador, quien parece seguir de cerca y contemplar las acciones de los personajes desde su propio punto de vista.

El narrador y la voz narradora.

El narrador de Única mirando al mar es omnisciente; narra en tercera persona y su estatuto es el de alguien que cuenta una historia de la que está ausente como protagonista. Su voz es ulterior a la historia, narra en realidad en el momento en que la historia termina

 

Conclusiones:

El asunto de la novela es el botadero de basura de Río Azul, que llega al fin de su vida útil, su cierre es definitivo y su traslado a otro lugar del país, con las reacciones que esto despierta en las distintas comunidades porque nadie quiere convertir su aldea en un basurero. Este asunto implica varios temas: La contaminación, el problema social de los “buzos”; los problemas ecológicos: contaminación de las aguas profundas, entre los habitantes del basurero se originan los temas de la tercera edad y del amor, que se constituyen en el contenido del argumento de la novela.

La denuncia de los problemas que ocasiona el botadero de basura y los de trabajadores marginados de la sociedad por su edad y por su falta de atestados: Momboñombo y Única Oconitrillo, el Bacán, el Oso Carmuco y la Llorona son tratados como basura por una sociedad que los tira en Río Azul. Pero  ellos dos se convierten en protagonistas de una historia de amor que se constituyen en una especie de hazaña del espíritu humano aferrado a la solidaridad y al amor como a sus propias raíces de aquí el asombro, el milagro, -si se quiere- de que de un asunto trivial el autor descubre el tema y el argumento de una pequeña obra maestra de la narrativa, constituida por un mundo en donde se entrelazan y estructuran en una armónica unidad estética actitudes y valores siempre buscados por el espíritu del hombre, y precisamente opuestos a las intrigas, tejes y manejes alrededor del botadero de basura de Río Azul de su cierre y su traslado . 

 



[1] Fernando Contreras Op. Cit pág 43


 


 

Powered by LiveJournal.com